¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Eurovisión despide a televisora china por censurar tatuajes y banderas gay

La compañía asiática tenía los derechos exclusivos de transmisión del concurso europeo.
SlangFm

Eruovisión es el concurso televisivo más importante de Europa. Se celebra desde 1956 y busca impulsar a los nuevos talentos pop del continente. El sábado (12 de mayo) tendrá lugar la final en Lisboa, donde 26 participantes subirán al escenario en busca del título 2018.

Los países finalistas son Ucrania, España, Eslovenia, Lituania, Austria, Estonia, Noruega, Portugal, Reino Unido, Serbia, Alemania, Albania, Francia, República Checa, Dinamarca, Australia, Finlandia, Bulgaria, Moldavia, Suecia, Hungría, Israel, Países Bajos, Irlanda, Chipre e Italia.

El concurso será transmitido por prácticamente todas las televisoras de los países europeos y otros de distintas regiones del mundo. Sin embargo, los organizadores tuvieron que hacer una excepción en elcaso de una televisora china.

De acuerdo con El País, Eurovisión expulsó a Mango TV, popular canal de televisión del país asiático, debido a que durante la transmisión de las semifinales (martes 8 de mayo) censuró toda la simbología LGBTI, así como los tatuajes de algunos de los intérpretes.

Y es que en China la revolución cultural parece nunca haberse extinguido. El Partido Comunista ejerce su poder censor por medio de la Administración Estatal de Prensa, Publicaciones, Radio, Películas y Televisión, que es la encargada de retirar todo el contenido “inmoral y vulgar” de las transmisiones de tv, los sitios de internet o de las plataformas de streaming.

Si hay algo que el Partido Comunista considera el lado oscuro de la sociedad eso es precisamente la homosexualidad, los tatuajes y el hip hop. Una serie de valores que chocan por completo con los de la Unión Europea de Radiodifusión, organizadora del evento, quienes dijeron que retirar a Mango TV era su deber en defensa de los valores de la diversidad.

"Esto no está en sintonía con los valores de universalidad e inclusión que defendemos y en nuestra orgullosa tradición de celebrar la diversidad a través de la música", dijeron en un comunicado los organizadores de Eurovisión 2018.

"Por ello damos por terminada de manera inmediata nuestra asociación con la citada emisora de televisión, a la que no se le permitirá emitir la segunda semifinal, ni tampoco la gran final", añadieron.

La censura estableció toda una serie de nuevos lineamientos en China desde 2014, cuando el presidente Xi Jinping lanzó la consigna de que los artistas y los escritores deberían seguir las directrices del partido y servir al pueblo, y quienes se inclinan a eso que insisten en llamar “el lado oscuro” deben ser castigados.

El problema con estos lineamientos es que nadie quiere ponerse en riesgo, mucho menos una compañía como Mango, que pertenece a la televisión estatal y que tiene una gran audiencia en línea. El inconveniente ahora para la audiencia china que estaba siguiendo el concurso de Eurovisión es que tendrán que perdérselo, pues esta empresa tenía los derechos exclusivos de la transmisión.