¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Janet Jackson: un ícono del R&B

El próximo 20 de mayo la cantante será reconocida por sus 36 años de trayectoria en la música.
SlangFm

A pocos días de recibir el premio Ícono de Billboard en Las Vegas, listar la serie de logros de Janet Jackson es un buen ejercicio para tener mayor claridad sobre lo que convierte a una intérprete en un ícono: varios número uno durante cuatro décadas consecutivas, 32 millones de álbumes vendidos sólo en Estados Unidos y 40 éxitos en el Billboard Hot 100, de los cuales diez fueron número uno.

Su tercer álbum de estudio, Control (1986) es considerado uno de los discos que definieron el sonido de la década y marcaron el rumbo que seguirían los álbumes más innovadores del R&B contemporáneo. Su trabajo al lado de Jimmy Jam y Terry Lewis (uno de los equipos de producción/composición más sobresalientes del R&B de los ochenta y los noventa) fue esencial para conseguir un importante compendio de canciones exitosas.

La presentación en televisión de Janet Jackson el 20 de mayo en los Premios Billboard es algo que no había ocurrido en nueve años. Pero ella está lista para las presentaciones en vivo, pues se encuentra a medio camino de “The State of the World Tour”, la gira promocional de su onceavo álbum de estudio, Unbreakable (2015), que inició en septiembre de 2017 y concluirá a mediados de agosto.

De acuerdo con Billboard, Jackson no sólo ensaya sin descanso para sus próximos shows, también está grabando nuevas canciones para su siguiente disco –sin fecha de lanzamiento– y se encarga del cuidado de Eissa, su hija de un año, a la que tuvo poco antes de divorciarse de su tercer esposo, el empresario qatarí Wissam Al Mana.

Janet Jackson tenía 16 años cuando empezó. Sus dos primeros discos (del 82 y del 84) no la hicieron muy feliz, pues con ellos no había conseguido expresar lo que buscaba. Esto pasó hasta Control, cuando ella se involucró mucho más en la composición de las canciones.

En ese momento, a pesar de toda la emoción y de la certeza de que la música era su gran pasión, había dos claros desafíos en su carrera: encontrar la manera de darle las gracias a su papá por la que había hecho por ella y tomar su propio camino y, por otro lado, impulsar su carrera sin abrumarse ante la sombra de su hermano, Michael Jackson, quien para entonces ya se había convertido en la estrella pop más grande del mundo. “Sabía que tenía algo que decir y sabía que tenía que confiar en mí misma para lograrlo”, dijo sobre esta etapa en entrevista con Billboard.

En la charla con Billboard, Jackson habla de la manera como convenció a la gente de su disquera para producir la película Rhythm Nation 1814 Film (una especie de video de larga duración). Cuando lo propuso, le advirtieron que sería muy costoso, pero logró convencerlos al ponerles tres veces la canción.

El resultado fue una historia conformada por tres videos musicales para las canciones "Miss You Much", "The Knowledge" y "Rhythm Nation”. Dominic Sena se hizo cargo de la dirección y ella coescribió el guión, que muestra la historia de dos chicos cuyos sueños de dedicarse a la música se vienen abajo debido al abuso de sustancias y el tráfico de drogas.

“Tuve la fortuna de que mis primeros mentores, en especial los dueños de la disquera, Alpert y Jerry Moss, tuvieran una visión mucho más inclinada hacia el arte, pues no sólo me permitieron seguir mi propio camino, sino que me conminaron a hacerlo”, dijo.

Según destaca Billboard, el entusiamo mostrado por Jackson al hablar de Marvin Gaye es algo notorio: “Es nuestro John Lennon”, dice con emoción. Y al tener al gran músico de soul como una de sus principales fuentes de inspiración, había una idea general sobre la transición artística de Gaye cuando pasó de What's Going On al disco Let's Get It On, y ella estuvo en una situación similar, pues pasó de un álbum de denuncia social (Rhythm Nation) a uno más sexual, Janet (1993).

“Las canciones de Janet estaban más inclinadas a la sensualidad porque eso era lo que estaba pasando en mi vida. Estaba descubriendo la libertad del placer físico y me encantaba escribir sobre sexualidad. Traté de hacerlo de una manera sutil y con buen gusto, pero también quería sorprender, rebasar los límites”, explica.

A sus 52 años, Jackson tiene muy claro de dónde obtiene la energía para ensayar nuevas coreografías, ir de gira por el mundo, ser mamá soltera, grabar en el estudio y brillar como pocos artistas han siquiera soñado alguna vez:

“Mi impulso está en mi ADN, no podría perderlo incluso si quisiera. La motivación es algo que atesoro. Además, a pesar de todas las dificultades, esta es la vida que amo. Estoy rodeada de un equipo de bailarines, cantantes y músicos que amo. Me apoyan los fans que se han mantenido firmes a pesar mío. Ellos significan todo para mí. Ahora, subirme al escenario o grabar en el estudio, me da una satisfacción que no encuentro en ninguna otra parte”, señala.

“Al igual que millones de mujeres, toda mi vida he luchado contra mi baja autoestima. Es algo que he conseguido superar en los últimos años, por fortuna mi inclinación hacia la autocrítica y la autonegación han disminuido mucho. Y creo en todas las formas de ayuda: la psicología, el ejercicio y la espiritualidad sincera. Dios es el mayor sanador de todos y la fuerza más poderosa del universo”, destaca.