Katy Perry nos demuestra que la salud mental no es un juego

La cantante anunció que se retira temporalmente de la música para dedicarse al cuidado de su salud mental.
SlangFm

Hace un par de semanas, Katy Perry dijo en una entrevista que dejaría la música para centrarse en otros aspectos de su vida personal: su salud mental y su pareja, Orlando Bloom.

Sobre el actor mencionó que se considera muy afortunada de tenerlo como aliado, pues es una de las personas que la ayuda a poner los pies en la tierra cuando se dan cuenta de que ella está un poco loca, confesó Perry a la revista Footwear News.

Hoy la cantante está celebrando su cumpleaños 34, y por las fotos e historias que ha publicado en Instagram se puede inferir que la está pasando bien. Al menos se ha dado el tiempo de posar junto a una foto de una exhibición de Justin Bieber y de agradecer a Dolly Parton por enviarle un video en el que la felicita y le canta “Happy Birthday”.
Instagram
¿Por qué Katy Perry necesita hacer una pausa en su carrera para cuidar su salud mental? El verano del año pasado, la cantante habló por primera vez de su crisis emocional y de los pensamientos suicidas que la abrumaban.

En una entrevista para The Therapist de Viceland, Perry confesó: “Hubo un punto en el que no quería verme como Katy Perry, por eso me corté el pelo, porque quería volver a ser yo misma, en un sentido más auténtico. Por eso es doloroso cuando siento que no puedo lograrlo. Para ayudarme a librarme de estos sentimientos escribí ‘By the Grace of God’. Sin embargo, todas estas son emociones que me hacen sentir muy avergonzada, pues todos supondrían que soy muy fuerte, por eso es que me he sentido tan mal de tener esos pensamientos negativos”, explicó.
Katy Perry performs 'Grace Of God' at iHeartRadio Album Release Party

Para poder superar esta crisis emocional, Perry se refugió en la meditación trascendental. Al respecto, dijo en entrevista con The Guardian: “La meditación trascendental cambió mi vida. La estudié hace cinco años en la India durante mi boda [con Brand], y fue algo increíble que llegó a mi vida en esa época. Algunas personas se ponen muy nerviosas acerca de las connotaciones espirituales de las cosas, pero la meditación tiene una base médica y científica”.

Durante la charla, señala el celular y dice: “Esta es el nuevo azúcar. Es la nueva dopamina, el nuevo estimulante, pero todos tienen 20 minutos una vez al día para apagarlo y meditar. Cuando lo hago, puedo sentir que las marañas en mi cabeza se van. La meditación es una forma hermosa de encontrar la quietud real”.

Katy Perry no es la única que ha decidido tomarse muy en serio su salud mental. Selena Gomez hizo algo parecido en 2016, cuando canceló su gira y se desconectó por completo durante noventa días. En ese periodo, Gomez estuvo en un centro especializado, donde recibió un tratamiento intensivo para ayudarla a recuperarse de la ansiedad y la depresión. Al respecto, dijo unos meses después: “Fue lo mejor que pude haber hecho. No tenía teléfono, nada. Al principio tenía miedo, pero fue algo increíble y aprendí mucho”.

El reciente ingreso de Selena Gomez en un centro psiquiátrico tras una crisis emocional es un recordatorio de algo que ella tiene bastante claro, tal como lo dijo en entrevista a Harper’s Bazaar: “La depresión y la ansiedad es una batalla a la que me enfrentaré de por vida”.

Britney Spears es otra de las artistas que ha enfrentado esta pelea durante años. En 2007 el mundo se enteró de que la cantante se había rapado la cabeza en una peluquería mientras se miraba al espejo, sin importarle que un grupo de paparazzi la veía desde afuera.

Les dio precisamente lo que querían: la imagen de que había perdido la cabeza por completo. Y es que la “locura” provoca un morbo inexplicable y cruel, uno que no deja lugar a la empatía elemental ante el hecho innegable de que cualquier persona puede ser víctima de una crisis emocional.