La pelea entre Katy Perry y Taylor Swift llega a su fin

Las estrellas pop logran dejar atrás seis años de enfrentamientos públicos
SlangFm

Las falsas rivalidades venden muy bien en la música. Y aunque nunca podremos saber qué tanto estuvo relacionado con una estrategia de marketing, el popular enfrentamiento en el que Katy Perry y Taylor Swift se encontraban desde 2012 llegó a su fin esta semana en forma de carta y arreglo floral.

Taylor Swift inició el tour promocional de su álbum Reputation y entre los regalos que llegaron a su camerino estaba una carta y unas flores de la mismísima Katy Perry.

En la historia que Swift publicó en Instagram agradeciendo a la cantante puede verse parte de la carta, que dice: “"Querida vieja amiga. He estado reflexionando acerca de nuestros malentendidos pasados y los resentimientos que pueda haber entre nosotras. Me gustaría aclarar las cosas. Siento mucho…".

De esta manera se cierra un emocionante capítulo entre ambas, lleno de discordia, exnovios y mensajes ocultos en las letras de las canciones.

¿Y por qué diablos habían peleado las superestrellas pop? De acuerdo con BangShowbiz, el conflicto se originó en 2012 cuando Katy Perry empezó a andar con el cantautor John Mayer, ex de Taylor Swift. Pum.

Al parecer eso preparó el terreno para el conflicto en serio: Swift dijo que Perry le quiso quitar a tres de sus bailarines poco antes de un concierto importante. ¿La respuesta de Swift? Esta se concretó en forma de canción, “Bad Blood”, la cual supuestamente estaba dedicada a “afamada estrella pop”.

La canción es todo un himno dedicado a una antigua aliada convertida en archienemiga:

“Did you have to do this? / I was thinking that you could be trusted / Did you have to ruin what was shining now it's all rusted / Did you have to hit me where I'm weak baby I couldn't breathe / I rubbed it in so deep / Salt in the wound like you're laughing right at me / Oh, it's so sad to think about the good times / You and I

(¿Tenías que hacer esto? / Pensé que eras confiable / ¿Tenías que arruinar algo que iba tan bien y ahora está arruinado? / ¿Tenías que darme en mi punto débil, en el que me siento indefensa? / Tuve que hacer un gran esfuerzo para quitar la sal que echaste en la herida, riéndote de mí / Es tan triste pensar en los buenos tiempos / Tú y yo.

Un auténtico dramón al que Katy Perry respondió con oootra canción, “Swish Swish”, incluida en su álbum de 2017, Witness. Pero esta vez la canción no estuvo acompañada de indirectas en redes sociales. Más bien Perry dijo sentirse cansada de lo que definió como “guerra fría”, pues a su modo de ver ya había durado mucho tiempo. Sin embargo, con estas declaraciones sólo insinuaba que el primer paso para cualquier acercamiento debía ser dado por la cantautora de Nashville.

Algo que nunca pasó, por supuesto. Por eso es que Perry prefirió dejar de esperar y ser ella quien ponga punto final a ese penoso episodio lleno de drama y discordia. Y el inicio del tour de Swift le pareció el momento más conveniente para hacerlo.

Haber elegido una rama de olivo como regalo fue su manera de no dejar lugar a malinterpretaciones o a mensajes ambiguos. Perry espera reconciliarse con Switft y, por muy conveniente que una supuesta rivalidad haya resultado para ambas en cuestión de marketing, enviar un mensaje de unión y solidaridad entre mujeres en la industria de la música es definitivamente algo más pertinente en nuestros días.