¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Las nuevas voces del pop negro que descubrimos en Coachella

El festival musical dejó al rock para abrirle paso al hip hop y al R&B
SlangFm

El festival de Coachella está a punto de cumplir 20 años. Inició en 1999 como una plataforma que apostaba por dar a conocer al talento emergente del mundo del rock. Con el paso de los años se consolidó como escenario clave para impulsar la carrera de bandas principalmente británicas y estadounidenses, pero a lo largo de dos décadas la esencia del festival se ha transformado en muchos sentidos.

Hoy Coachella es el festival musical más rentable del mundo y el rock ya nada tiene que ver con eso. En 2015 la revista Forbes publicó un ranking que lo colocó como el evento de su tipo que más beneficios había reportado en el año previo. En 2014 Coachella había tenido 198 mil asistentes que –sólo por la venta de entradas– habían dejado un beneficio de 84 millones de dólares.

Y su estrategia se ha basado únicamente en seguir las tendencias. Según el informe de Nielsen respecto al consumo de música en Estados Unidos, en 2017 ocho de los diez artistas más vendidos fueron artistas de hip hop o R&B, con lo cual el rock quedó desplazado por primera vez entre la audiencia estadounidense.

De haber tomado en cuenta que los éxitos comerciales se volvieron la prioridad número uno del festival, el hecho de ver los nombres de The Weeknd, Beyoncé y Eminem no habrían causado tanto enojo entre sus seguidores de antaño.

Pero fuera de los nombres más obvios y vendedores, la edición 2018 del festival apostó muy en serio por artistas negros que empiezan a abrirse paso en el mundo del pop. Estos son algunos de los que más nos sorprendieron:

Daniel Caesar
Su presentación en el festival fue una de las más exitosas, a la que logró convocar a alrededor de 50 mil personas. Su álbum debut, Freudian (2017), fue incluido en el ranking de los 20 mejores discos de R&B de la revista Rolling Stone. Con el gospel como principal influencia, el tema central de las canciones de este cantautor de Toronto es el amor visto desde la perspectiva que le resulta más familiar a cualquiera: aquel que se ha perdido.

Tank and the Bangas
Son de Nueva Orleans y en su repertorio recurren al spoken word, el funk y el soul. Su presentación se convirtió en una gran fiesta en la que la música negra fue la protagonista. En 2017 ganaron el concurso Tiny Desk de NPR, en el que desde 2014 participan alrededor de seis mil bandas.

Benjamin Booker
Lo suyo es un brillante encuentro de blues, punk y soul. En una entrevista con The Guardian contó cómo pasó de estar sumido en una depresión profunda en una etapa en la que toda su dieta se basaba en pan, mantequilla y cerveza a abrirle a Jack White y Courtney Barnett. A sus 27 años es una de las grandes promesas del soul.

Moses Sumney
Este extraordinario cantante y compositor radicado en Los Angeles lanzó un EP de manera independiente en 2014. En septiembre pasado lanzó su álbum debut Aromanticism, en el que los temas de desamor se encuentran con la atmósfera onírica de las melodías soul en el sentido más tradicional del término.

Jorja Smith
La cantautora de soul anunció recientemente el lanzamiento de su álbum debut, Lost & Found, que saldrá al mercado el 8 de junio. La intérprete británica de 20 años participó en el álbum de Drake More Life y en la banda sonora de Black Panther.