Nas abusó de su exesposa y a nadie parece importarle

Las denuncias de abusos sexuales en el hip hop siguen enfrentando el silencio cómplice de la industria.
SlangFm

Pasaron nueve años para que la cantante y chef Kelis se atreviera a hablar en público sobre los detalles en torno a su divorcio del rapero Nas. No fue sino hasta una entrevista en video, publicada en abril, con Hollywood Unlocked, que ella describió su matrimonio de cinco años como una relación tóxica en la que sufrió de abuso mental y físico.

De acuerdo con NPR, cuando la pareja se casó en 2005, el estatus de Nas como uno de los mejores raperos de ese momento y el exitoso repertorio musical de Kelis hizo que se convirtieran en la pareja del hip hop más mediática.

Pero las cosas no eran tan increíbles como todos suponían. En la entrevista, Kelis dijo que las peleas eran frecuentes, Nas se emborrachaba todo el tiempo al punto de volverse violento con ella. Kelis tenía que defenderse y al día siguiente Nas despertaba sin recordar siquiera lo que había pasado. “Literalmente, tendríamos la peor noche y despertaríamos al día siguiente, y es como si nunca hubiera ocurrido", señaló.

Sus declaraciones se dieron en el contexto del #MeToo, movimiento que consiguió trastocar la industria del cine por medio de la denuncia de incontables abusos y violaciones por parte de hombres poderosos de Hollywood, pero que, lamentablemente, no ha conseguido impactar en la industria de la música y mucho menos en el hip hop, donde los abusos sexuales, la misoginia y la impunidad aún prevalecen.

El caso de Kelis y Nas terminó por convertirse en un caso más, pues tras su denuncia lo único que siguió fue el silencio cómplice de los medios y de la escena del hip hop.

Según reporta Billboard, los medios dieron un muy superficial seguimiento a las afirmaciones de Kelis durante abril, pero un par de meses más tarde, toda la atención está puesta en Nas y en el hecho de que hoy (15 de junio) lanzó su onceavo álbum de estudio producido por Kanye West.

Nas no se tomó la molestia de hacer una sola declaración pública sobre la entrevista con su exesposa, y lo único que Kanye ha dicho sobre el rapero de Brooklyn está relacionado con su nuevo disco, Nasir.

Así pues, en el hip hop, un hombre señalado por haber abusado física y psicológicamente de su esposa durante años parece no tener por qué rendirle cuentas a nadie.

Al contrario, destaca Billboard, muy pronto veremos a Nas acompañando a Lauryn Hill en la gira del 20 aniversario del álbum Miseducation, un hecho que se anunció días después de la entrevista de Kelis. Esto sin contar su confirmación en numerosos carteles en festivales musicales y su próxima aparición en la serie documental de Netflix, Rapture.

Cardi B lo había dicho muy claramente en una entrevista: el movimiento #MeToo no representa a las mujeres en el hip hop. Y las denuncias parecen estar condenadas a perderse entre notas sin relevancia en los medios que cubren el género.

Pero Kelis no está sola. En 2006, la ex novia de Nas, Carmen Bryan, con quien tuvo una hija, publicó un libro en el que habló de la ocasión en que Nas la golpeó en la cara. Si ahora es difícil que las denuncias tengan repercusiones, en aquel entonces era aún más complicado que a partir de este tipo de declaraciones se diera una discusión más amplia sobre el problema.

Aún así, la industria de la música está en deuda con todas las mujeres del hip hop que se han atrevido a denunciar los abusos. Es peligroso que los medios sigan sin escucharlas y que, en su lugar, se la pasen hablando de los tuits incendiarios de Kanye West o de la pelea entre Drake y Pusha T.