¿Por qué tan pocos artistas latinos en EU han alzado la voz a favor de los migrantes?

Un grupo de músicos reflexiona sobre este y otros temas.
SlangFm

En medio de una crisis humanitaria que ha dejado a miles de niños migrantes sin sus padres o perdidos dentro del territorio estadounidense, la revista Billboard reunió a un grupo de jóvenes artistas latinos para charlar sobre migración y acerca de su papel como portavoces de sus comunidades.

Estos artistas son Victoria La Mala, cantante de regional mexicano que nació en Ciudad de México y ha vivido 12 años en Estados Unidos como ciudadana estadounidense; Nacho, venezolano de 35 años, conocido principalmente por haber formado parte del dúo Chino & Nacho; y Hanna Pérez Mosa, miembro del dúo pop Ha * Ash, nacida en Louisiana y que vivió buena parte de su vida en la Ciudad de México. También estuvieron Erick Brian Colón, de 18 años, miembro de CNCO, quien se mudó de Cuba a Estados Unidos con su madre y su hermana en 2012; y Christopher Velez, de 23 años, igualmente miembro de CNCO, nacido en Nueva Jersey y criado en Ecuador.

Algo que llamó la atención de los medios en Estados Unidos fue la poca presencia de artistas latinos en las manifestaciones contra la política de tolerancia cero de Donald Trump. Del mismo modo, fueron contados los casos de quienes alzaron la voz desde sus respectivas plataformas o redes sociales. Al respecto, comentan:

“Creo que algunos artistas latinos en Estados Unidos aún no están convencidos del poder que ejercen nuestras voces. Y porque no estamos convencidos, nos quedamos callados. Haremos algunas cosas, pero no creemos que tengamos el mismo impacto que un artista estadounidense, o al menos no el mismo impacto en el público estadounidense”, dijo Nacho.

La Mala añadió: “Muchos latinos tienen miedo de hablar, contar sus historias, porque es un tema tan controvertido y no quieren que los escudriñen, para exponerse ante alguien que quiere juzgarlos por la manera como llegaron al país”.

Erick Colón habló de las muchas razones que los migrantes tienen para dejar atrás sus hogares y a sus familias: “Mi padre huyó de Cuba a Estados Unidos cuando yo era muy pequeño y nos dejó a mí y a mi madre. Recuerdo que dijo: ‘Ya vuelvo’, y nunca regresó. Consiguió reclamarnos cinco años después. Vinimos a este país por un futuro mejor que simplemente no existía en Cuba”.

Al preguntarles sobre la diferencia que ellos notan entre la administración Obama y la actual en lo que respecta a la política migratoria, Hanna comentó: “La perspectiva negativa está en las noticias todas las noches y tienes ahora tienes a un presidente que dice: ‘los latinos son malos, los mexicanos son malos’. Algo que no es verdad, es ofensivo, y se necesita ser muy ignorante para atreverse a afirmar esas cosas”.

La cantante Victoria La Mala fue una de las artistas latinas que marchó en Los Ángeles. Sobre su experiencia dijo que estaba muy sorprendida de ver tal cantidad de gente de diferentes ámbitos, y que no eran latinos. “Debo decir que esperaba un poco más de la comunidad artística latina. Sé que no todos nosotros podríamos haber ido a la marcha porque todos tenemos una agenda saturada, pero, no vi muchas publicaciones al respecto, no vi mucha conciencia al respecto”, señaló.

En este grupo de artistas hay quienes destacan por su labor en apoyo a los migrantes. La Mala, por ejemplo, escribió la canción “Corazón valiente” para respaldar una campaña en defensa de los dreamers. Además, trabaja en la recaudación de fondos para RAICES, una organización que ayuda a familias en la frontera con abogados y honorarios legales.

Por su parte, las hermanas Ha * Ash han trabajado con Save the Children durante los últimos doce años. Ahora están en la frontera ayudando a los niños y usan sus redes sociales para difundir las formas en que las personas pueden continuar contribuyendo a marcar una diferencia.

El cantante estadounidense de origen ecuatoriano Christopher Vélez se refirió a la responsabilidad artística de hablar claro sobre estos temas: “es algo que nos afecta a todos como humanos. Todos deberíamos tener los mismos derechos, las mismas oportunidades para crecer”, señaló.