¿Por qué una serie revivió la carrera de Luis Miguel?

Algunos periodistas y expertos en el ídolo pop dan su opinión al respecto.
SlangFm

Porque no quedan muchos ídolos. Y Luis Miguel es uno de ellos. A pesar de que en los últimos tres años solían escucharse noticias poco favorables en torno a su carrera, el estreno de la serie Luis Miguel lo ha hecho resurgir como una figura imprescindible en la cultura pop latinoamericana.

Como una señal clara del éxito y de la conversación que provocó la serie, el generador de memes casi explotaba los domingos al terminar el episodio de la semana. Quien no haya visto el meme sobre las tres preguntas que en algún momento fueron motivo de incertidumbre nacional: “¿Quién será el próximo presidente del país? ¿Hasta dónde avanzará el equipo de futbol mexicano en la Copa del Mundo? Y… ¿Dónde está Marcela, la mamá de Luis Miguel?”, no merece llamarse mexicano.

Lee: Diego Boneta, el arte de humanizar a una leyenda.

En diversas entrevistas, los productores de la serie aclararon que parte de su audiencia estaría conformada por aquellos que tienen entre 40 y 50 años y atestiguaron de primera mano el ascenso del cantante en los ochenta y noventa. Pero también les interesaba llegar a un público mucho más amplio, especialmente a los millennials. Y lo consiguieron.

De acuerdo con el periodista Víctor Hugo Sánchez, quien pasó muchos años siguiendo los pasos de El Sol (además de que aceptó acompañarlo a un viaje a Montecarlo junto con otros reporteros), el éxito de la serie y la moda por Luis Miguel no tiene que ver con su música sino con la historia que hay detrás, la del hijo que pierde a su madre y quiere buscarla y encontrarla. Algo con lo que la mayoría se identifica en México, pues la familia es muy importante. “Ya desde ahí todos hacen conexión con él”, dijo Sánchez en entrevista con El Universal.

Desde que se dio a conocer en medios que habría una serie biográfica producida y autorizada por Luis Miguel, la posible revelación de lo que le pasó a su mamá, Marcela Basteri, fue un tema recurrente de conversación en medios y en redes, no sólo de México sino en buena parte de América latina.

Lee: ¿El Mosad le ayudó a Luis Miguel a encontrar a Marcela?

Marcela fue durante años un tema tabú. A los periodistas se les pedía que bajo ningún motivo preguntaran a Luis Miguel por su mamá. El ídolo pop y su disquera estaban dispuestos a invitarles comida, bebida, fiestas, uno que otro viaje, siempre y cuando se abstuvieran de mencionar la palabra con “m”.

Pero la palabra con “m” surgía de manera imprudente una y otra vez hasta que a mediados de los noventa, Luis Miguel decidió romper su relación con los medios, aislarse y empezar a crear el mito del “gran solitario”, figura que la periodista Claudia de Icaza investigó para publicar su best seller Luis Miguel, el gran solitario: biografía no autorizada.

Lee: Cuatro diferencias entre la serie y el libro biográfico de Claudia de Icaza.

(Alerta de spoiler) El episodio final de la primera temporada cierra con el éxito sin precedentes del primer disco de boleros de Luis Miguel, a la par que sale a la luz la existencia de Michelle, hija que tuvo con Stephanie Salas. La vida de su padre, Luisito Rey, llega a su fin, víctima de cirrosis y otros padecimientos. Y el tema central, la gran pregunta, qué pasó con su madre, sigue sin respuesta, aunque se da una primera pista sobre lo que veremos en la segunda temporada: alguien que está investigando al caso le dice que la han encontrado.

Consultada por Billboard, Miriam Grunstein, una abogada y académica de Ciudad de México, quien ha estado siguiendo la serie y quien frecuentemente publica en Twitter al respecto, dijo: "La serie trae buenos recuerdos para la generación que creció con Luis Miguel, y al mismo tiempo explica su historia a una generación más joven. No me puedo imaginar que su madre aparecerá, ya que eso sería contradictorio con la historia real, pero la esperanza de que sepamos lo que realmente sucedió ha cautivado a todos".

Así es, a todos.