¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Qué es la 512, la droga que mencionan Jhay Cortez, Bad Bunny y J Balvin en su canción

Esta sustancia adictiva está relacionada con la epidemia que hoy tiene en crisis al sistema de salud de Estados Unidos.
Natalia Ríos
Foto: Universal Music.

En mayo pasado, Jhay Cortez lanzó el remix de su éxito “No me conoce”, junto a J Balvin y Bad Bunny. El tema fue uno de los sencillos de su álbum Famouz, que fue lanzado a finales de ese mes. Como era de esperarse, la canción tuvo un gran éxito y hoy se encuentra en las listas de lo más escuchado del año de Spotify.

“No me conoce” tiene un coro súper pegajoso que dice lo siguiente:

“Se hace la que no me conoce. Pero en mi cama se vuelve un vicio como la 512. Me la como entera y nadie se entera. Un par de amigas, todas solteras, siempre la velan pa’ que ella siga”.

Desde entonces muchos se han preguntado qué es la 512 y a qué se refiere Jhay Cortez con este número aparentemente ligado a una sustancia adictiva.

La historia de la 512, la droga mencionada en “No me conoce” 

El número 512 se refiere a la píldora Percocet 512, una pastilla blanca, redonda, cuyas sustancias activas son el acetaminofén y el clorhidrato de oxicodona. Se usa para el tratamiento del dolor crónico o los dolores fuertes después de una intervención quirúrgica. Es una combinación de narcótico con analgésicos. Claramente, no recomendamos su consumo, pero nos interesa saber acerca de sus usos y consecuencias.

Foto: AP.

La oxicodona es un opioide semisintético derivado de la tebaína (alcaloide del opio) con usos similares a los de la morfina, la cual se ha usado en la práctica clínica desde hace más de 80 años.

A principios de los dosmiles, las compañías farmacéuticas en Estados Unidos lanzaron campañas muy agresivas para promover el uso de analgésicos opioides. Para ello, aseguraban a la comunidad médica que estos no causarían adicción.

Foto: Percocet 512 / Twitter.

En pocos años, los médicos empezaron a recetarla cada vez más hasta que su consumo se salió de control. Actualmente, la adicción a los opioides causa 192 muertes diarias en Estados Unidos. Esto ha llevado a catalogar el problema como una epidemia que le cuesta al sistema de salud más de 100 mil millones de dólares al año.

Al ser recetada a pacientes con dolores fuertes, se recomienda tomar en cuenta si se ha tenido una enfermedad del hígado, alguna adicción, problemas de orina, convulsiones o golpes en la cabeza.

Es una sustancia tan fuerte que una sobredosis puede causar una muerte rápida. Entre sus efectos secundarios se incluyen las náuseas, problema de apetito, vómito, dolor de estómago, sudores, confusión, debilidad, entre otros.

Una de estas píldoras en Estados Unidos puede llegar a costar entre 20 y 12 dólares. De unos años a la fecha, y debido a que millones de personas son adictas a la droga 512, la pastilla circula cada vez más en el mercado negro, donde puede encontrarse a precios más bajos.

Cómo se llegó a esto 

El consumo de opioides en Estados Unidos fue alentado por las farmacéuticas y por los seguros médicos que integran el sistema de salud. Al mantener a los pacientes con pastillas para controlar el dolor, tendrían asegurada la venta de sustancias en el largo plazo. Ofrecer a los pacientes soluciones de fondo como cirugías y tratamientos quirúrgicos implicaba perder a sus potenciales compradores a lo largo de los años.

Entre los cientos de miles de personas que han muerto por la adicción a la droga 512 u otros derivados de opioides se encuentran músicos, actores y otras figuras del entretenimiento. Prince, Heath Ledger, Lil Peep, Tom Petty y Mac Miller son solo algunos de ellos. Demi Lovato estuvo a punto de morir por esta causa.