Tienes que leer la carta de amor de Ariana Grande para la comunidad LGBTTTI

La cantante es un icono gay de su generación.
SlangFm

Junio es el mes del orgullo gay y la revista Billboard lo celebra pidiendo a numerosas personalidades de la cultura pop que escriban cartas a la comunidad LGBTTTI.

Una de las primeras en responder a esta petición fue la cantante estadounidense Ariana Grande, quien es considerada un icono gay de su generación. De acuerdo con Billboard, la primera vez que Grande rompió los corazones y las playlists de los gays de todo el mundo fue en 2014 con su canción "Break Free", del disco My Everything. Con su ritmo bailable y su coro de empoderamiento, el tema llegó a la posición 4 de Billboard Hot 100 y, lo más importante, se volvió la música de fondo habitual en los bares gay.

Otra razón por la que la comunidad gay la ha abrazado como una figura auténtica es el amor y el apoyo que Grande ha mostrado a su hermano mayor, Frankie, quien es gay. En una entrevista, ella explicó que se crió en un hogar muy acogedor, donde ser homosexual no se consideraba algo fuera de lo común. Después de que su hermano salió del closet, ella estuvo siempre a su lado para apoyarlo si había que enfrentar hostilidades.

"Es indignante cuando veo que la gente odia a alguien por su sexualidad. Odio la intolerancia, la odio tanto. La mayoría de mis personas favoritas son homosexuales. Es un tema que me apasiona mucho porque cada vez que veía a mis amigos gays siendo intimidados o a mi hermano siendo lastimado por su sexualidad, me ponía como loca. Literalmente me convertía en una loca furiosa porque no puedo soportarlo”, dijo alguna vez Ariana Grande en una entrevista.

Esta es la carta de amor de Ariana Grande a la comunidad LGBTTTI:

No hay nada más contagioso que la alegría y el amor que proyecta la comunidad LGBTTTI. Yo crecí con un hermano gay, imitando cada uno uno de sus movimientos. Lo adoraba. Cualquier cosa que Frankie hiciera, yo también la hacía. No recuerdo que hubiera ninguna diferencia en Frankie antes y después de salir del closet. Siempre ha sido Frankie.

La sexualidad y el género nunca fueron temas difíciles en mi familia. Cuando Frankie salió del closet, mi abuelo, por completo imperturbable (para su edad) dijo: ‘¡Felicitaciones! ¿Podemos ir a cenar? Muero de hambre’.

Aprendí a maquillarme con ayuda de verdaderas reinas en bares de Nueva York. Con 14 años hice mi debut en Broadway, presentando ocho espectáculos a la semana, pero no hubo ni una sola noche en que estuviera demasiado cansada como para no ir a un bar gay y realizar una imitación de Whitney antes de irme a dormir.

Mi música siendo abrazada y celebrada por la comunidad LGBTTTI es una de las cosas que me han parecido importantes desde que pensé en cuáles serían mis objetivos profesionales en los inicios de mi carrera.

No hay premio que pueda ganar o elogio que pueda recibir que me satisfaga más que ver a una drag queen de 1.80 metros de altura con una cola de caballo de un metro llegando a saludarme en un meet and greet y que me diga: ‘hey girl’, o un chico queer en un Starbucks diciéndome que su música los ha ayudado a convertirse en lo que son. Literalmente nada.

El amor es como la música. No conoce fronteras y no es exclusivo de ningún género, sexualidad, raza, religión, edad o credo. Es una libertad y un lujo delicioso en el que todas las personas deberían poder sumergirse y disfrutar de cada momento.

Estoy eternamente en deuda e inspirada por la comunidad LGBTTTI. Mientras viva, espero crear himnos para ti, que te cobijen y te hagan disfrutar de la vida. Gracias por celebrarme de la manera en que te celebro. Te amo por siempre.