Women in Music Miami: en busca de la equidad de género

Este evento anual presenta una serie de conferencias para reflexionar sobre el lugar de las mujeres en la música latina.
SlangFm

La industria de la música suele presumir de ser progresista, abierta a la pluralidad de ideas e impulsora de las más diversas formas de expresión. Parece ser un universo en el que la justicia y la equidad son esenciales.

Lamentablemente, las cosas no son de ese modo. En la música, el trabajo y la creatividad de las mujeres es ignorado, menospreciado o relegado. Y no, esto no es una exageración. Hay muchos datos para respaldar este argumento.

En un estudio realizado el año pasado por la Universidad de California se encontró que en los sesenta años de la historia de los premios más importantes de la música, 92% han sido para artistas hombres. Este trabajo encontró también que el porcentaje de productoras y compositoras mujeres en las listas de éxitos de los últimos seis años no rebasa el 10%.

Más datos: en 2016, una compañía de venta de boletos de conciertos encontró que, de los 192 shows que vendieron en doce meses, 77% de ellos no tuvo a ninguna mujer como artista o solista principal.

Y el desastre no para ahí. En 2016 el gobierno británico obligó a todas las empresas con más de 250 empleados a revelar datos referentes a la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Cuando las disqueras tuvieron que dar a conocer estos números, las diferencias entre la forma como retribuyen a ambos resultaron brutales. En el Reino Unido, Universal paga 30% más a los hombres que a las mujeres, Sony le da un valor superior de 22.7% al trabajo masculino, mientras que Warner prefiere pagarle 49% más a sus empleados hombres que a su personal femenino por hacer exactamente el mismo trabajo.

La industria de la música no es ese universo progresista y buena onda que todos creemos. En verdad no lo es.

En ese contexto, es de celebrarse que existan iniciativas como Women in Music, una organización cuyo objetivo consiste en promover la conciencia, la igualdad, la diversidad, el patrimonio, las oportunidades y los aspectos culturales de las mujeres en las artes musicales por medio de la educación, el apoyo, el empoderamiento y el reconocimiento.

Esta semana se celebró el segundo encuentro que esta iniciativa presenta en la ciudad de Miami para conversar concretamente sobre los desafíos relativos a la equidad de género en la música latina.

Algunas de las ejecutivas y artistas del sector que participaron en el evento dijeron que la música en español aún tiene mucho trabajo que hacer para garantizar la equidad de género y ofrecer un campo de juego justo para las mujeres, tanto en el escenario como en todos los aspectos técnicos de la producción.

“La música latina está dominada por artistas hombres. Lo mismo pasa en la parte de los negocios”, señaló Sulinna Ong, vicepresidenta global de marketing de la plataforma de streaming Deezer.

Consultada por EFE después de su conferencia en Women in Music Miami, la vocera de Deezer dijo que a pesar de todo el talento femenino que hay en la región, aún hace falta que esas propuestas tengan una mejor difusión para que lleguen a una audiencia mayor, la cual está realmente deseosa de escuchar voces diferentes y géneros variados.

Otra de las asistentes al Women in Music Miami fue la cantautora chilena Javiera Mena, quien se mostró más optimista y dijo que “en los últimos dos años ha habido un esfuerzo visible en la industria por promover el talento femenino de una manera nueva. Con la ayuda de las redes sociales, estamos viendo cada vez más mujeres poderosas, que no solo están para verse bonitas en el escenario, sino que además saben componer, saben qué está pasando en el estudio con su música y saben cantar”, señaló Mena.

La conclusión a la que llegaron las participantes es que aún falta un largo camino por recorrer para poder hablar de una industria más justa y equilibrada, pero mientras eso pasa, consideraron que es esencial que todas estén dispuestas a no perder de vista el objetivo y contribuir para ir ganando pequeñas batallas en el día a día.